SIERRA DE CARANGA

 

Domingo día 26 de Noviembre de 2017

Horario de salida: La Carriona 8.00 Avilés 8.15 Villalegre 8.00

Tavesía: La Torre, Aciera, El Llano, Canal de Cerreo, Pico La Verde, Cueto Mar, La Forcada, Villamejín, Proaza.

Alternativa: La Torre, Aciera, Collado Aciera, Villamejín, Proaza. Si se desea realizar una actividad de menos desnivel se puede llegar a Proaza por la Senda del Oso.

0301

0405090807021011131415161712

Anuncios
Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

ASCENSIÓN AL ESPIGÜETE

 

      Las Primeras Ascensiones al Espigüete

Espiguete-Corredor-Noreste

Nunca sabremos quien fue el primero que puso su pie en esta preciosa cumbre, pero lo que si sabemos es que la primera ascensión conocida y documentada a Espigüete se le atribuye al geólogo gallego Casiano de Prado yVallo. Subió en el año 1854 y nos “regaló”, entre otras cosas, esta preciosa frase que resume el placer que le causaba subir montañas y con la que me identifico plenamente: “… Y aún cuando la geología no tuviese ningún atractivo para mí y al encaramarme a las cumbres no llevase otro objeto que contemplar el magnífico panorama que se ofrecía a mi vista, ¿pudiera no contar aquellas horas entre las más gratas de mi vida?”(Casiano de Prado y Vallo, 1854).

Algunos años más tarde, entre 1861 y 1871, un grupo de militares españoles ascendieron repetidas veces al Espigüete con el fin de instalar una torreta geodésica y hacer mediciones cartográficas y científicas.

En 1871, de ser cierta la ascensión, ya que no hay relato que la describa detalladamente, el inglés John Ormsby podría haber realizado la primera ascensión deportiva a esta cumbre. Lo mismo sucede con el leonés Antonio Valbuena que podría haber subido en 1886 firmando la segunda ascensión sin fines científicos, sino simplemente por el hecho de disfrutar de la ascensión y la montaña.

El 6 y el 7 de Agosto de 1892 el viajero francés Aymar d’Arlot Conde de Saint Saud, Paul Labrouche, François Bernat-Salles, Vicentón Marcos y Tomás Casado-Casquero realizan la tercera ascensión deportiva al Espigüete y lo plasman en un relato acompañado de una imagen en la que se ve al grupo durmiendo en la cumbre de la montaña con una precaria tienda, todo un atrevimiento para la época después de haber oído las mil y una cosas negativas que los vecinos de la zona les decían que les iban a pasar allí arriba. Saliendo de la localidad leonesa de Valverde de la Sierra subieron por el corredor Norte y, tras pasar la noche en la cima, bajan al día siguiente por la pedrera de la cara Sur y el valle del Río Chico hasta el pueblo palentino de Cardaño de Abajo. De aquella ascensión hicieron un detallado mapa y podemos disfrutar de un apasionante relato que formó parte del libro “Le Tour du Monde” escrito por Jean Marie Hippolyte Aymar d’Arlot Conde de Saint Saud.

ASCENSIÓN A LA PEÑA ESPIGÜETE EN OCTUBRE DE 2013

El equipo estuvo formado por Luis, Victoria, Chumi, Toño, Chelo y la perrita Bamby.

Estacionamos el vehículo en el aparcamiento situado en la carretera que une Cardaño de Abajo con Cardaño de Arriba, conocido con el nombre de Pino Llano.

Aunque estábamos en Octubre la temperatura era agradable, por lo que iniciamos la ruta con pantalón corto y camiseta.

Espigüete-01Espigüete-02Espigüete-03Espigüete-03-1Espigüete-03-2

A medida que ascendíamos los empinados recuestos calizos, el esfuerzo y el sol de mediodía nos hacían sudar. La primera parada la hicimos en el Collado Cervunal (2030 m.). Desde el collado tienes una buena perspectiva delo que aun te queda por superar, ya que por la derecha tienes las impresionantes paredes que caen por la cara Noreste. hasta aquí el terreno que hemos superado era una mezcla de caliza con algún matojo, en adelante nos introducimos en el mundo de la caliza.

Espigüete-04-1Espigüete-05Espigüete-06

Espigüete-07Espigüete-08-1

  Para llegar a la cima este o Pico Telégrafo, tenemos que superar varias alturas que se encuentran en la arista. Se trata de ir ascendiendo y descendiendo constantemente, con una serie de trepadas y destrepadas, con buenos roca a la que asirse.

Espigüete-09Espigüete-10-1Espigüete-11Espigüete-12Espigüete-13Espigüete-14-1Espigüete-15Espigüete-16-1Espigüete-17Espigüete-18Espigüete-19Espigüete-20Espigüete-21-1Espigüete-22Espigüete-23-1Espigüete-24Espigüete-25Espigüete-26-1Espigüete-27Espigüete-28

 Superada la cima Este del Espigüete (2444 m.) tienes a la vista la cima principal. sólo 7 metros más alta que la anterior. Generalmente por muy temprano que inicies la ascensión, te encontrarás con buen número se montañeros, unos consiguen hacer cumbre y otros se dan la vuelta un tanto frustrados, esperando conseguirlo la próxima vez.

  Para coronar la cima principal debes superar una serie de resaltes que te sitúan en tan privilegiado mirador, estamos en el Espigüete (2451 m.). Es una ascensión muy entretenida y gratificante, no exenta  de riesgo, aunque las aristas más aéreas se pueden evitar casi siempre por la derecha.

Espigüete-29Espigüete-30Espigüete-32Espigüete-33Espigüete-34-1Espigüete-35Espigüete-36Espigüete-37Espigüete39Espigüete-40 

  Si la visibilidad es aceptable se llega  a ver hasta el mar Cantábrico, las panorámicas de los picos y los valles de los alrededores son fabulosas.

Para descender hay dos opciones; por la cara Sur, vía de la Pedrera o por el corredor Norte. hasta que se llega a terreno libre de canchales, las dos bajadas se hacen pesadas.

  Nosotros descendimos por la Vía de la Pedrera.

Espigüete-41Espigüete-42Espigüete-43-1Espigüete-44Espigüete-45Espigüete-46Espigüete-47

Cuando se acabó el pedrero entramos en una zona de campera poblada de pequeñas escobas y otro tipo de matojos,

Espigüete-49

por la que llegamos a la pista que une Valverde de la Sierra (León) con Cardaño de Abajo (Palencia).

Espigüete-50

Pista adelante nos introducimos en un frondoso bosque que no finalizó hasta las inmediaciones de Cardaño de Abajo. 

Espigüete-51-1Espigüete-52

Como habíamos dejado el coche en el aparcamiento de Pino Llano, hubo que subir unos kilómetros a buscarlo, dando por concluida una jornada de intensa actividad montañera.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

GRAN GLACIAR ALETSCH

ACTIVIDAD REALIZADA POR EL GRUPO DE MONTAÑA ENSIDESA DE AVILÉS

EN EL CANTÓN DEL VALAIS, SUIZA

DÍA 19, 20 y 21 DE JULIO DE 2011

Imagen del glaciar en el año 1900

Aletsch 1900-1

El Aletschgletscher en la actualidad.

aletsch2

El Gran Glaciar Aletsch es el más grande de los Alpes y constituye el núcleo de la región  que la UNESCO ha declarado patrimonio de la humanidad. Pero este gigante de hielo disminuye cada vez más, como casi todos los glaciares en Suiza.

  Al llegar a la estación del funicular se aprecia un mar glaciar que se extiende valle abajo desde la región del Jungfrau. La dimensión del Aletsch es impresionante por su longitud 23 kilómetros, y el espesor del hielo 900 metros en Concordiaplaz. Si se deshelara, el agua alcanzaría para abastecer con un litro diario a todos los habitantes del planeta durante seis años.

   Al igual que todos los glaciares en Suiza, el Gran Aletsch también disminuye lentamente como consecuencia del cambio climático. En los últimos años ha registrado un fuerte deshielo. La reducción del glaciar Aletsch es notable en los bordes. En ambos flancos del valle se advierte que una franja clara se extiende a lo largo de la cuenca glaciar, con un aspecto muy distinto al que tiene la vegetación situada en la parte superior.

   Dos franjas oscuras en la superficie acompañan al glaciar practicamente en toda su longitud. Se trata de dos morrenas centrales procedentes de  dos glaciares subsidiarios que confluyen en Plaza Concordia.

   Las dos bandas oscuras dan su aspecto característico al glaciar Aletsch. Las morrenas centrales constan esencialmente de guijarro y rocalla, que llegan lentamente a la superficie como consecuencia del deshielo. Esto hace que surjan impresionantes “Mesetas Glaciares.” Todos estos fenómenos muestran cuán vivo es un glaciar de este tipo, aunque la vista no lo perciba directamente. A semejanza de una masa líquida viscosa fluye hacia el valle.

   A la altura del refugio Concordia se desliza a una velocidad de 200 metros por año, y en la parte boscosa de Aletsch lo hace a 80 o 90 metros por año.

Nos trasladamos en autobús hasta Betten Talstation, donde cogimos un teleférico que nos subió al pueblo de Bettmeralp (1926 m). 

Nos dejó en la parte inferior de la aldea, por lo que tuvimos que atravesar la empinada calle central para llegar a la estación superior (1982 m).

Aquí tomamos un remonte de cabinas cerradas, con capacidad para diez personas cada una, que transportan a 2400 personas a la hora.. Que nos llevó a la estación con restaurante y mirador de Bettmerhorn (2647 m).

   A la salida de las instalaciones, comienza el camino que discurre por la pared lateral del glaciar bajando progresivamente al encuentro del hielo en la única zona donde se puede penetrar en el glaciar; Mäjerlensee.

   Bajamos por la pulimentada roca encontrando una pequeña montaña de sucio hielo que nos dio paso al glaciar.

Nos calzamos los crampones y nos pusimos los chubasqueros, ya que comenzaba a lloviznar.

   Comenzamos a caminar por una serie de colinas y dolinas de hielo que nos llevaron al centro de glaciar.

Pero con alguna duda de cual sería el itinerario más adecuado.

En una hondonada encontramos un grupo de estudiantes encordados, dirigidos por un guía profesional.

  Nos dirigimos hacia ellos y entablamos diálogo con el guía. Nos pidió que sacáramos el mapa  y sobre él nos indicó el mejor camino a seguir hasta Concordiaplaz  y el refugio Concordia.

   Nos situamos en el centro del glaciar más o menos, y arrimados a una de sus morrenas comenzamos a caminar a lo largo del mismo.

Glaciar Aletsch-caminando

 Sorteando las numerosas grietas, que atravesábamos aprovechando algunas rocas a modo de puente.

 Al principio en fila, pero a medida que pasaban las horas nos fuimos distanciando, quedando fraccionados en varios grupos.

   El grupo que iba en cabeza tuvo problemas con las grietas y retrocedió al encuentro del segundo grupo. Buscamos el mejor lugar para cruzar el hielo y salir hacia la derecha, en busca de las rocas sobre las que se encontraba el refugio. Fue laborioso llegar a la zona de roca donde comenzaba la subida al refugio. El camino esta equipado con escaleras matálicas, ferratas y cuerdas fijas. La subida resultó larga, pesada y dura. Llegamos al refugio Concordia (2850 m.) cuando comenzaba a nevar, los últimos compañeros que llegaron una hora más tarde, lo hicieron bajo una copiosa nevada.

055-Refugio-Konkordia

Nos quitamos la ropa mojada y subimos al dormitorio a dejar nuestras pertenencias. El refugio está restaurado recientemente y resulta muy acogedor, está todo recubierto de madera.

   Nuestra sorpresa fue mayúscula cuando pedimos agua para beber y nos digeron que no había, que tenía que ser embotellada y que su precio era de 12,50 francos suizos la botella de 1,5 litros. Cómo era más barata la cerveza, fue lo que bebimos.

   Por la mañana, muy temprano, ponían un gran termo con té rojo caliente, donde se podían llenar las cantimploras antes de salir de ruta. Fue el recurso que empleamos para tener líquido que beber.

   El día 20, segundo día de estancia en el refugio, las previsiones meteorológicas desaconsejaban salir para realizar las actividades previstas, con lo cual prolongamos un día más la estancia en el refugio.

  El tiempo nos dio muy poca tregua para poder salir a la terraza del refugio a disfrutar de las espectaculares vistas que se mostraban a nuestros ojos. Cuando se abría un claro lo aprovechábamos para sacar alguna fotografía.

Aletsch-Concordiaplaz 017

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Nos reunimos a la hora de cenar y por consenso decidimos regresar a Brig, por el glaciar Aletsch, Mäjelensee, Fiescheralp, Fiesch.

   El día 21 de Julio, después de desayunar cargamos con la mochila y salimos del refugio por el camino por el que habíamos llegado. El sendero de bajada del refugio estaba peligroso, porque tenía zonas con nieve dura.

Aletsch-Concordiaplaz 024

Aletsch-Concordiaplaz 025

Al llegar al glaciar formamos varias cordadas, de dos, tres y cuatro personas.

Aletsch-Concordiaplaz 027

Aletsch-Concordiaplaz 028

Aletsch-Concordiaplaz 029

Aletsch-Concordiaplaz 026

En el camino de regreso nos desviamos ligeramente a la izquierda del itinerario de ida y encontramos más grietas, algunas de ellas impresionantes, por lo que tuvimos que rectificar varias veces para sortearlas por el mejor sitio.

Aletsch-Concordiaplaz 030

Aletsch-Concordiaplaz 031

 Y es que este glaciar Aletsch en sus partes laterales parece un mar de hielo encrespado, con sus olas y sus simas que hay que subir y bajar buscando las zonas menos peligrosas .

Aletsch-Concordiaplaz 032

Aletsch-Concordiaplaz 033Aletsch-Concordiaplaz 034

Aletsch-Concordiaplaz 036

Aletsch-Concordiaplaz 038Aletsch-Concordiaplaz 037Aletsch-Concordiaplaz 039Al principio el sol hizo acto de presencia, pero cuando nos estábamos quitando los crampones comenzó a lloviznar.

Aletsch-Concordiaplaz 040

Aletsch-Concordiaplaz 041Aletsch-Concordiaplaz 042Aletsch-Concordiaplaz 043

   Ya fuera del glaciar, cómo íbamos a bajar al pueblo de Fiesch, en lugar de regresar a Betten Talstation, lugar del que habíamos salido a la venida, el recorrido cambiaba totalmente. Salimos del glaciar Aletsch hacia el lago de Mäjerlensee, que es el que da nombre a toda esta zona, rebasado este nos encontramos el pequeño restaurante-refugio de Gletscherstube, donde paramos unos cuantos para tomar café, el resto continuó por el marcado camino.

Gletscherstube

Cuando acabamos el café, tomamos el camino que pasa por un largo túnel (construido para pasar las tuberías de conducción de agua de un cercano embalse) que atraviesa la montaña, a la salida una larga pista, primero en descenso y luego en largo ascenso lleva a la estación de Fiescheralp (2212 m).

   Un teleférico nos bajó vertiginosamente al pueblo de Fiesch (1049 m).

Aletsch-Concordiaplaz 044

Pueblo típico de los Alpes Suizos, situado en el valle del Ródano, que nos recibió con un día soleado.

Aletsch-Concordiaplaz 045

Fuimos en busca de la estación del ferrocarril con el que viajamos de regreso a nuestro hotel en Brig.

Aletsch-Concordiaplaz 046

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

ULTIMA INVERNAL DEL 2010

DOMINGO DÍA 26 DE DICIEMBRE
DE COBALLES AL PICO CULLARGAYOS; RETORNO POR VALDEROSA

Componentes: Luis, Victoria, Fernando, Maribel, Celia y la perrita Bamby


Dejamos los vehículos estacionados en la pequeña explanada que hay en el cruce con la carretera de Caleao

Subir las empinadas calles de Coballes nos costó Dios y ayuda, pués se encontraban con una buena capa de hielo.

Superado este primer obstáculo llegamos a La Collada, donde fuimos recibidos por un cielo impoluto y unas magníficas vistas. Así mismo descubrimos que han señalizado un PR que sale de Coballes y vuelve al mismo lugar pasando por Fresneu  y Valderosa, sin subir a la Sierra Mermeja.

Pasamos por Los Llabayos y el desvío a Buspriz, con muchas huellas en la nieve que cubría el camino, que nos llevó al Collado La Trapa. Desde donde se veía todo el recorrido que nos quedaba por superar para llegar al pico Cullargayos. Hubo amago de abandono, por parte de quien consideraba que estaba muy lejos, al final continuamos todos.

En La Trapa pusimos las raquetas, no lo habiamos hecho primero porque la nieve estaba dura.

Descendimos por el camino que discurre por un hayedo, que en esta ocasión estaba precioso, para llegar al cruce de caminos en la majada Fresneu.

Uno baja a Valderosa y a Coballes, el otro continua en ascenso a La Gallera, fue el que seguimos.

En La Gallera cogimos el camino que desciende a la cabaña de Llamargón, en vez de descender como lo hicimos, se puede continuar por arriba hasta la Campa La Cruz, y por lo alto de las lomas llegar al Collado Farriondas. Nosotros no lo hicimos así, y bien que nos pesó, pués el tramo más complicado y duro fue subir de la cabaña al Collado Farriondas.

A lo pendiente del terreno se unia la maleza, que al estar tapada  por la nieve cuando esta se hundía quedaban atrapadas las raquetas, suponiendo un esfuerzo extra poder avanzar.

En el Collado Farriondas encontramos huellas de raquetas que venian de la vertiente de Soto de Agues. Bordeamos el pico La Mezquita siguiendo las mencionadas huellas, que finalizaban en la horcada del mismo nombre.

Aquí nos quitamos las raquetas Fernando y yo, continuando por las marcas de pisadas que se dirigían al pico Cullargayos. al aproximarme al pico me encontré con un montañero que descendía, con el que estuve conversando y orientándole para bajar a Soto de Agues por la Foz del Nozalín.

Con un par de trepadas dificultadas por la nieve, coroné el pico Cullargayos,al poco tiempo llegaron mis compañeros, no así bamby que no pudo trepar con nosotros. Cuando nos estábamos colocando para la foto, vimos con alegría que la perrita había superado las dificultades y se encontraba en la cima.

Dadas las pocas horas de luz que nos quedaban y el frio que hacía, eran las cuatro de la tarde, descendimos.

Bajamos a la majada Fresneu cómo bólidos, pues el terreno era descendente y teniamos marcada huella.

En el cruce que hay en esta majada tomamos el camino descendente, y que a la postre es el señalizado en el PR. Primero pasamos por las cabañas de Rituerios,y más adelante por el caserío de Valderosa.

En el cruce con Ablaneu, en la naciente carretera, nos oscureció, haciendo el largo tayecto que bordea el embalse de Tanes hasta Coballes de noche. La ruta resultó larga y dura, pero muy gratificante.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

ASCENSIÓN AL PICO BRAÑACABALLO

 
                                                         Domingo día 14 de Febrero de 2010
  

             
     Como la Previsión meteorológica para Asturias era mala nos fuimos a buscar el sol a León.
     Llegamos al restaurante Ezequiel en Villamanín con 5º bajo cero, desayunamos bien y, salimos hacia Villanueva de La Terrcia. En este pequeño pueblo cogimos una carretera que lleva y muere en Millaró. Al ser una carretera secundaria la nieve de la última nevada todavía se encontraba en el asfalto. Dos soluciones; poner cadenas o ir caminando hasta el pueblo de Millaró. La solución fué más fácil, continuamos montados en el coche pendiente arriba sin derrapar lo más minimo, gracias a los nuemáticos especiales que había calzado Toño en su coche, una maravilla.
     En Millaró ( 1393 m.) no encontramos ningún ser vivo, si exceptuamos cuatro famélicos perros. Atravesamos el puebluco con dirección E por la pista que lleva al Collado Farramedal, a medida que ascendiamos la cantidad de nieve polvo era mayor, las raquetas en el coche.
    
     en el mencionado collado dejamos la pista que bordea el Brañacaballo a media altura, para enlazar mucho más adelante con la que se dirige a Tonín.
     El objetivo era ascender al Brañacaballo por la arista ESE, por lo que subimos al pico Camino y por lo alto de la sierra, superamos los picos Hojas, Pizarra y Alto Sexteo.
 
     La ladera final que culmina en la cima Brañacaballo o Cueto Millaró (2181 m.), la superamos gracias a los crampones, que no nos quitariamos hasta llegar al coche.
  El espectáculo que divisamos desde la cima es inenarrable, a menor altura veíamos un denso mar de nubes y, emergiendo sobre estas los picos más altos de la Cordillera, cubiertos con un grueso manto de nieve.
     En la cima paramos lo estrictamente necesario, pues el frío era intenso, comimos unos platanos, inmortalizamos graficamente el paisaje y, para abajo.
  Bajamos por la directa al Collado Carrozal, cruzando por encima de la maleza y de la pista, esto fué posible debido a la gran cantidad de nieve que todo lo cubría. 
      En el collado cogimos la pista que en pocos minutos nos llevó al pueblo.
   
Publicado en Sin categoría | 2 comentarios